Historia

PRIMEROS AÑOS DE LA COLONIA EGABRENSE

La primera Colonia Egabrense que existió en Catalunya data del año 1.942, en el antiguo barrio del Somorrostro, en la ciudad de Barcelona, cuando un grupo de amigos oriundos de Cabra (Córdoba) decidieron unirse para festejar y recordar las fiestas de su pueblo. Para ello, mandaron realizar una réplica de la Imagen de la Virgen de la Sierra, y la procesionaban cada ocho de septiembre por el barrio barcelonés. Se dice que Carmen Amaya, la gran bailaora, actuó en una de esta fiestas en honor a María Santísima de la Sierra. A causa de la remodelación que el Ayuntamiento de Barcelona llevó a cabo en éste barrio, la sede fue trasladada al centro de la ciudad. Ésto causó la pérdida de interés de la gente de Cabra por tener un lugar donde reunirse, ya que, para la gran mayoría, la nueva sede estaba bastante lejos. Así fue que desapareció a los treinta años de existencia, allá por el año 72.

Muchos egabrenses, en la oleada de migración de los años sesenta-setenta, se asentaron en Santa Coloma de Gramenet, y coincidian muy a menudo en el Bar Oteros, lugar de parada de los autocares que conectaban ambas ciudades, y a la vez, ambas comunidades: andaluza y catalana. Es por ello que tras tantas reuniones de amigos, decidieron formalizarla como una entidad de reunión para recordar las cosas de su pueblo: vivencias, tradiciones, … Así, en el mes de junio del año 1.974 se fundó la Colonia Egabrense de Nuestra Señora María Santísima de la Sierra en Santa Coloma de Gramenet.

Los socios fundadores, reconocidos como tales por la Colonia Egabrense en sus bodas de plata, fueron: Domingo Moraira Nieto, Salvador Cruselles Vico, Juan Moraira Nieto, Juan Jiménez Ramírez, Manuel Chacón Lama, Francisco Roldán Urbano, José Guijarro Muñoz, Manuel Lama Morillo, Vicente Arrébola López, Antonio Oteros Luque, Francisco Castro Moreno, Antonio Moyano Priego, Fernando Oteros Salas, Manuel Expósito López, Miguel Laguna Ballesteros, Juan Merino León y Eduardo Oteros Salas. Estos señores empezaron una labor importante como fue el reunir a las gentes de Cabra y de la comarca para recordar de forma alegre a través de sus tradiciones populares las vivencias de su pueblo.

Desde un principio intentaron recuperar la imagen que antaño se procesionaba en el Somorrostro, para poder seguir con las tradiciones de la primera Colonia Egabrense, pero ante la imposibilidad de poder conseguirla por los cambios de ubicación de dicha colonia, se decidió mandar a realizar una nueva Imagen, que es la que actualmente existe.

La bendición de esta nueva Imagen se realiza el 3 de febrero de 1.979 en la Iglesia Mayor de Santa Coloma. Explican los socios y simpatizantes que vivieron aquel momento como algo más que una devoción o veneración a una Imagen. Para ellos, aquel día fue un reencuentro con aquel pueblo que tuvieron que abandonar la gran mayoría de ellos por motivos laborales. Momentos antes del traslado desde la sede social (el Bar Oteros) hasta la Iglesia Mayor, todo era alboroto, lágrimas, emoción, impaciencia, nostalgia, recuerdos… A las cinco de la tarde, la Virgen salió del Bar Oteros en procesión a la Iglesia Mayor. Lucía un manto rojo con bordados en oro sobre un humilde trono pero lleno de flores. La multitud inesperada se agolpaba alrededor de las andas para poder llevarla, tanto hombres como mujeres. La Iglesia Mayor estaba llena de gente. Tras una misa y la bendición de la Imagen, se canta la primera salve a la Virgen en Santa Coloma. En el regreso a la sede social, una parada inesperada llenó de emoción el traslado de vuelta. El autocar de José Granados había retrasado su salida a Cabra para que todos los viajeros vivieran aquel momento. La comitiva paró y la Virgen, en manos de los costaleros, hizo reverencia para desearles un feliz viaje. Tras depositar la Imagen en su capilla en la sede social, fue entonces cuando se empezó a hablar de una posible Romería.

Se empiezan a estudiar posibles lugares donde realizar esta Romería, quedando definitivo el paraje denominado Sant Jeroni de la Murtra. Se decide que la fecha sea el 20 de mayo de ese mismo año. Empieza a correr la voz sobre la preparación de esta romería, y se empiezan a recibir donativos para sufragar los gastos. Se confecciona además la Bandera de la Virgen, a igual forma y colores que la original: blanco, amarillo, rojo y verde. El domigo de la romería la Imagen salió desde la misma sede hacia Sant Jeroni en Romería, acompañada de muchos egabrenses y no egabrenses, que recordaron las tradiciciones de su tierra, y que fue un día muy emotivo para todos ellos, con lágrimas, nostalgia, recuerdos… En esta primera romería se intenta recordar el camino de Cabra a la Sierra, realizando las mismas paradas que realiza la Virgen de la Sierra en su bajá del 4 de septiembre: la salve, la viñuela, … Al llegar a Sant Jeroni se realizó una misa, y posteriormente, el baile y la devoción se unieron en este día de convivencia. El regreso por la tarde fue más emotivo, si cabe, que la mañana. Se realizó la entrada triunfal en su regreso a Santa Coloma por los arcos de la calle Nápoles. En los primeros años los arcos estaban hechos de flores, mientras que en la actualidad, y tras la reconstrucción de los arcos originales en Cabra en el año 1.986, se decide realizar la misma estructura que en el pueblo egabrense. Unas fiestas sencillas comparadas con las actuales, pero con un significado profundo.

La Romería de la Virgen de la Sierra en Santa Coloma ha ido evolucionando año tras año, sin perder el arraigo de la misma. Actualmente, el programa de actividades ocupa tres días en el calendario anual. Un fin de semana repleto de actividades: cena de los socios distinguidos, festival de bandas y majorettes, ofrenda floral a la Virgen, pregón y día de la Romería. Ha sido tan grande la respuesta del pueblo que en la actualidad la Romería es una de las actividades más importantes del pueblo de Santa Coloma de Gramenet, llegando en alguna de sus ediciones a una asistencia de más de ochenta mil personas.

EL PASO DE LOS AÑOS: LA COLONIA COMO ENTIDAD COLOMENSE

Debe reseñarse la importancia de la existencia de la Colonia Egabrense como entidad en Santa Coloma de Gramenet. Ello se debe a que las grandes actividades que realiza la Colonia Egabrense no se dedican única y exclusivamente a sus asociados, sino que son de carácter abierto. Claro ejemplo es la Romería de la Virgen de la Sierra, en la actualidad es una de las fiestas más importantes del pueblo colomense.

La Colonia Egabrense ha sido impulsora de muchos de los acontecimientos de actividades importantes que se celebran en la ciudad. Como ejemplo, la participación de la Entidd en la Cabalgata de Reyes de Santa Coloma de Gramenet, el día 5 de enero, es una de las más significativas de su historia. Fue la Colonia Egabrense la que, ras varios años de ausencia, reimpulsó este pasacalles la noche mágica de Reys. Con el primer ayuntamiento democrático, la entidad se hace cargo de la organización de la Cabalgata de Reyes durante un periodo de siete años, incitando a otras entidades, colegios y colectivos de la ciudad a participar en este evento. Con ello, crea una cabalgata popular llena de vistosidad y fantasía. Todos los colectivos participan con carrozas y comparsas, incentivándolas con un concurso de carrozas que hace que el esfuerzo y la imaginación sustituya a la falta de presupuesto. En la actualidad es el Ayuntamiento quien organiza la Cabalgata, siguiendo prestanto su colaboración la Entidad. El día de Reyes, el 6 de enero, el Grupo Juvenil organiza un festival de Reyes, dedicado a los niños, y en el que ellos ponen sobre escena todo lo que realizan durante el año en el Local Social: Baile moderno, Flamenco, Teatro, …

La Colonia Egabrense, junto con otras entidades locales y provinciales, fueron las impulsoras de la celebración del Día de Andalucía, en sus principios el 4 de diciembre, con caracter reivindicativo y más tarde con caracter más lúdico, cultural y festivo. Actualmente, la entidad participa y colabora directamente con la F.E.C.A.C. en la organización y desrrollo de las Jornadas del Día de Andalucía en Catalunya.

Otra de las actividades que la Colonia Egabrense ha reactivado en la ciudad es la Semana Santa. A través de la creación de la Cofradía de la Vera Cruz y María Santísima de los Dolores, en 1.994, se consigue que, tras treinta y dos años de ausencia, Santa Coloma vuelva a tener procesiones en Semana Santa. Empezando el Jueves Santo con la procesión del Cristo de la Vera Cruz, y en el segundo año acompañado ya por María Santísima de los Dolores, actualmente son dos días de procesión los que hay en Santa Coloma, y organizados por la Cofradía: El domingo de Ramos con la procesión de “La Borriquita” y el Jueves Santo con la procesión de sus titulares.

Otro ejemplo claro de la importancia de la Colonia Egabrense en Santa Coloma es el Hermanamiento entre Cabra y Santa Coloma de Gramenet, realizado en 1998 y cuyo impulsor fue la Colonia Egabrense. El motivo de esta unión fue muy simple: la cantidad de egabrenses que residen en la ciudad colomense, así como los intereses de enlace cultural entre ambas ciudades. En las firmas oficiales, tanto en el Ayuntamiento de Cabra como en el de Santa Coloma de Gramenet, la Colonia Egabrense presidía el salón de plenos, así como testificaba la firma. Como pionera de la idea, estaba presente en todos y cada uno de los actos que se celebraron para tal ocasión. Sin duda, este hermanamiento no ha quedado sólo en la firma, sino que aún perdura en el recuerdo de todos los egabrenses residentes en Santa Coloma y, sobre todo, en la historia de la Colonia Egabrense.

RECONOCIMIENTOS A LA COLONIA EGABRENSE

La Colonia Egabrense como entidad sin ánimo de lucro, y con el afán de superarse día a día, ha conseguido ser reconocida por el trabajo social realizado a lo largo de su breve historia.

En 1998, y con motivo del concierto de San Esteban que organiza cada año el Patronat Pro-Aplec i Amics de la Sardana, una de las instituciones más importantes de la ciudad y de la comarca, decidió dedicar este concierto a la Colonia Egabrense. Esta fue la primera vez que el Patronat “premiaba” a una entidad o persona de origen no catalán. El premio fue concedido por su trayectoria en pro de la cultura, la música y el mundo asociativo en Santa Coloma de Gramenet. Además de una placa conmemorativa, se realizó el concierto con temas de autores catalanes y andaluces, sindo la primera vez que una cobla de instrumentos de viento tradicionales catalanes, la Cobla de Sant Jordi, interpretaba las Coplas de la Virgen de la Sierra, acompañada por dos guitarras flamencas. Algo histórico para la música tanto andaluza como catalana.

En 1999, el diario EL EGABRENSE, en la primera edición de los premios ‘Egabrense del Año’, otorga a la Colonia Egabrense el Premio en reconocimiento a sus veinticinco años de trabajo por su trayectoria y su reconocimiento con Entidad importante e impusora de las tradiciones egabrenses fuera de territorio andaluz. Es el primer premio que recibe la Entidad en tierras andaluzas; y éste de carácter especial por tratarse de un premio otorgado en la ciudad de Cabra.

En el año 2.003, el Grupo Juvenil de la Colonia Egabrense recibe una mención especial en el Premio Comunidades Andaluzas en la modalidad de mejor proyecto de actividades para llevar a cabo por las áreas de juventud de todas las asociaciones andaluzas del mundo y otorgado por la Junta de Andalucía, en reconocimiento a la calidad de las actividades culturales y sociales que ha desarrollado en su historia.

En el año 2.004, las entidades adscritas a la FECAC deciden otorgar el Premio Fundación FECAC en el apartado de Entidades a la Colonia Egabrense, por su trabajo tanto en la FECAC como fuera de ella, y en reconocimiento a su historia y a su labor social.